jump to navigation

ANÉCDOTAS DEL CAMPO. Las abejas y su trabajo 04/11/2013

Posted by mibervaz in VAGUEDADES.
trackback

En unos de estos días del mes de octubre pasado de manera informal conversamos un amigo quien es médico y un servidor sobre la miel de las abejas.

ABECOCMi comentario fue en el sentido que un día me encontraba en la cafetería de la escuela disfrutando de unas enchiladas rojas con su respectiva coca- cola normal de lata, cuando de pronto llegaron dos abejitas, y empezaron a rondar mi bebida, quise ahuyentarlas moviendo la lata de un lado a otro, pero vanos fueron mis intentos; ellas insistían. Por fin cedí y les dejé el refresco; esto por el temor a que fueran de la especie africana, puesto que dicen (dicen, a mí no me consta. ¡Uff, y ni espero que me conste!) que si las ahuyentas bruscamente, se enfadan y enseguida llegan las demás.

Ahora entiendo el porqué algún tipo de miel es de  color oscuro, y el porqué a veces las abuelitas discuten con el vendedor de miel, reclamándole que le agregan una buena cantidad de piloncillo o panocha. Es probable que sí, efectivamente algunos vendedores incrementen el volumen de la miel adicionándole piloncillo o panocha (esta última palabra es una grosería en otras partes de la República Mexicana, pero en la Costa Chica del Estado de Guerrero, es común referirse con ella al piloncillo) y sea la razón del color oscuro de la supuesta miel, pero también puede ser una causa que las abejas recolectan el dulce de los envases de la mencionada bebida prieta.

El médico a su vez, relató que un día compró un frasco de miel a un vendedor ambulante, y lo llevó a casa. Al siguiente día su esposa preparó una taza con café, cuyo contenido lo endulzó con la miel del ABECOC0Xfrasco adquirido; él por su parte la untó a la mitad de un bolillo. Enseguida sintieron mareos, y atribuyeron la causa a la miel adquirida.

Días después, se encontró con el vendedor ambulante, y le comentó lo sucedido. El vendedor  explicó que la miel procedía de un recóndito lugar de la sierra, donde las abejas hacían la recolección del néctar de unos floridos campos del rojo color de la amapola. Por cierto, según relato del médico, el color de este tipo de miel es del color del sol de mediodía. Ahhh!, que también le comentó que los frascos se vendían como pan caliente, aunque nadamás en determinadas épocas del año.

¡Cómo ven, las abejitas hacen su trabajo! ¿De qué tipo de flores?, ¡eso no les interesa! Ahora comprendo el porqué me decía mi abuelita; ¡trabaja hijo, ponte a hacer algo! ¿Acaso crees que las abejas están de perezosas  en la colmena?.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: