jump to navigation

ANÉCDOTAS DEL CAMPO. CHICAYOTILLO.- Detergente o blanqueador de ropa de antaño 29/06/2017

Posted by mibervaz in VAGUEDADES.
add a comment

Preguntando a mi madre, una señora de más de ochenta años y a algunas otras más o MISEGINT03menos de la misma edad sobre cómo lavaban la ropa antes de que aparecieran de manera masiva los detergentes y blanqueadores.

Su respuesta fue que lavaban con jabones de fabricación casera a base de sebo de res o manteca de cerdo, de éste último, cuando la manteca procedía de un cerdo cuya carne estaba contaminada con “tomatillo” (larva de un parásito llamado Taenia solium que afecta al ser humano. En algunos estados de la república se le conoce también como “granillo”, “granizo” y “zahuate”) y no era apta para el consumo humano o también cuando la manteca se echaba a perder, es decir se ponía rancia.

TOMATILLOAl sebo o manteca agregaban lo que ellas llaman “lejía” (líquido corrosivo parecido al cloro que se emplea o empleaba para desinfectar y blanquear la ropa) , así como flores o cáscara del árbol de “cacahuananche” cuyo nombre científico es Gliricidia sepium para darle olor y formaban barras o bloques; las barras las cortaban con hilo cáñamo o cuerdas para guitarra.

Otra forma de lavar la ropa era con “chicayotillo”, una planta en forma de bejuco que MISEGINT02crece en los arroyos y del cual muestro algunas fotografías. El procedimiento para lavar la ropa era el siguiente:

  1. Buscaban en los alrededores del arroyo la citada planta, tomaban los frutos y los MISEGINT04partían o machacaban
  2. Luego los introducían a una cubeta o balde con agua y ponían a remojar la ropa para desmugrar sobretodo las famosas “cotonas” que los campesinos ensuciaban en las labores del campo. Al decir de mi madre y de las señoras mayores, el “chicayotillo” tiene efectos parecidos al cloro que se usa hoy en día para lavar la ropa.
  3. Ya que habían remojado la ropa la sacaban del balde o cubeta y la restregaban sobre una piedra plana o sobre una “batea” de madera o simplemente la enjuagaban o exprimían y ponían a secar al sol. Del “chicayotillo” todavía no encuentro el respectivo nombre científico.

ANÉCDOTAS DEL CAMPO.-El Arlomo 26/02/2017

Posted by mibervaz in VAGUEDADES.
add a comment

Arlomo, palabra cuyo origen desconozco, no sé si sea castellana, náhuatl, purépecha, tarasca, etc. Este tema lo describiré en sus siguientes partes:

1.Postura de la sociedad médica local. 2. Descripción del animalito. 3. Relatos de personas que han sido afectadas. 4. Forma en que afecta al humano. 5. La planta del arlomo. 6. Tratamiento. 7. Conclusiones. 8. Recomendaciones.

1. POSTURA DE LA SOCIEDAD MÉDICA LOCAL. Según el médico escolar para la sociedad de médicos de la localidad, el arlomo es un mito, no existe. Para ellos son infecciones de la piel que deben ser tratadas con antibióticos. También externó sobre ése asunto el caso de un dermatólogo de la ciudad quien quiso exponer el tema ante una eminencia en dermatología (digo eminencia porque hasta ha escrito un libro sobre dermatología), recibiendo como respuesta un rechazo en tono de burla; ahí murió la iniciativa del dermatólogo citadino.

Para mi compañero el médico escolar, en lo particular, el arlomo si existe; en su caso si

nvo01

Hierba del arlomo conocida como “pelo de ángel” o “velo de novia”

después de setenta y dos horas de aplicada la respectiva antibióticoterapia el paciente no reacciona favorablemente, sugiere el tratamiento con la planta del arlomo, del cual le han reportado resultados positivos.

2. DESCRIPCIÓN DEL ANIMALITO. Algunos lo describen como un pequeño gusano, otros como un insecto; eso sí, se coincide que brilla en las noches, pero que no vuela, al cual si se le aplasta o restrega en el suelo queda una fosforescencia. Su hábitat son los lugares húmedos como los esteros. También se le encuentra en el monte o áreas verdes; abunda en la sierra en tiempos de lluvias, es cuando más se reproduce.

3. RELATOS DE PERSONAS QUE HAN SIDO AFECTADAS. Una exalumna refirió que un turista británico fue afectado por el arlomo, se le produjo una llaga en un pie, la cual no pudo curarse con las medicinas indicadas por los médicos locales; se fue a su país natal con la esperanza de curarse allá, pero no sucedió así; regresó y se curó con la planta del arlomo.

En la Internet, en www.informador.com.mx/suplementos/2013/480913/6/arlomo.htm se encuentra una nota que se titula precisamente Arlomo, escrita por Vanesa Robles y que inicia así: GUADALAJARA, JALISCO (25/AGO/2013).- Me picó un arlomo. De eso me convenció cada persona que se enteró de mis síntomas: un grano colorado, de unos treinta y cinco centímetros de diámetro con relleno punzante y ardoroso……

La semana anterior Moya y sus alumnos hicieron una investigación sobre el arlomo. Su conclusión fue: el arlomo no es un ser, sino un conjunto de síntomas asociados a la convivencia cercana con un

nvo02

Ejemplar de planta del arlomo

conjunto de seres a los que algunos identifican con un lampírido (luciérnaga), un cantárido (una especie parecida a las chinches de árbol) y otro insecto de la familia de los staphylinidae que tiene cincuenta mil especies. Las comezones, los ardores y los agujeros de la piel podrían estar asociados al contacto de estos pequeñísimos animales con un hongo y después con la piel humana.

Entonces qué, le pregunté, haciendo un esfuerzo para no rasguñarme la comezón que en ese

sust03

Planta del arlomo

momento me taladraba el glúteo izquierdo, hasta donde en catorce días había llegado la trayectoria del mal (unos veinticinco centímetros después de su origen). Entonces me respondió emocionado, tendría que haber una investigación que devele qué es el arlomo y cuáles son sus consecuencias.

En la misma nota narra lo siguiente: En García de la Cadena, Zacatecas una vez vi un arlomo…Estaba anocheciendo y el arlomo caminaba por el pasto del patio, junto al pozo…Mi abuelo…me lo mostró y luego lo aplastó con el huarache. Me acuerdo que el arlomo era un gusanito fluorescente y que dejó su luminiscencia en la suela del huarache de mi abuelo. Él me dijo que cuando viera otro igual le tuviera miedo, porque esos pudren la carne.

Continúa en la misma nota. Pero Miroslava, la joven dermatóloga del Hospital Civil de Guadalajara, a donde me ha llevado la historia, se burla cuando intento contársela. Dice que la gente le ha mostrado todo tipo de arlomos, vivos encerrados en frascos y muertos, envueltos en servilletas de papel: con patas, con alas y sin alas, con luz y opacos. Casi nunca un arlomo ha sido igual que otro.

nvo03

Planta del arlomo

Un médico presente narra que una mañana el doctor José Barba Rubio, uno de los padres de la dermatología en la región, se presentó ante sus estudiantes acompañado de un hombre con una necrosis en la piel. Cuando el maestro preguntó al grupo cuál era la enfermedad de aquel infeliz, un joven le respondió que una picadura de arlomo: “¡Arlomo su tiznada madre! ¡Eso no existe!”, exclamó el médico, colérico.

“Tienes Gnastostomiasis”, dice despiadada y segura Miroslava, la dermatóloga, en el Hospital Civil de Guadalajara, al tiempo que firma una receta médica. Estoy a tiempo, dice, de que mi arlomo interior, el Gnathostoma, se muera sin dejar secuelas. Me receta unas pastillas que también sirven para ahuyentar a los piojos y se burla otra vez cuando le digo que la hierba del arlomo es por lo menos efectiva contra la comezón suicida. Mientras lo hace pienso qué lugar le daré en adelante a mi abuelo muerto y a la imagen de la suela fluorescente de su huarache.

Leo en una página del departamento de Microbiología y Parasitología de la UNAM: “Este síndrome de larva migratoria representa un importante problema de salud pública en el país, con varios miles de casos reportados en diferentes estados de la república, en varios de los cuales la enfermedad es considerada endémica. El principal factor de riesgo es la ingesta de carne cruda o mal cocida, sobretodo de pescado de agua dulce”. Hasta ahí finaliza la nota en cuanto al arlomo porque luego empezó a narrar sobre los pichilingues y la calavera del duende. No se sabe si se curó o no, lo que sí menciona es que el tratamiento con el arlomo le quitó la comezón.

4x-2

Pie con necrosis por picadura del arlomo

El siguiente es un testimonio recogido por Federico Reyes Gálvez y Félix Olivarez Ibarra, alumnos del CETIS No. 45 de Zihuatanejo, autores de un proyecto de investigación, asesorados por la profesora Laura Osorio Guzmán para participar en un concurso de emprendedores a nivel local.

Mi nombre es Yadira y les contaré sobre el día 20 de agosto del 2010. Pisé un gusanito, pero en ese momento no supe qué era´, pero ya más tarde me dio mucha comezón en el pie, era algo que no aguantaba, entonces le dije a mi mamá. Ella me dijo que era arlomo, asimismo que había dos tipos; el arlomo hembra y el arlomo macho, pero no importaba. Se me iba haciendo como un granito y luego reventó, me iba comiendo la carne.

En mi caso. Un domingo de 1993, uno de mis amigos me invitó a ir de pesca a un estero;

nvo05

Cicatriz añeja de llaga por picadura del arlomo

entré al agua, me llegaba a los hombros. Al momento en que mi picó, mordió u orinó no sentí nada; al poco rato inició una sensación de ardor un poco arriba de mi ceja derecha, cerca del entrecejo. Pasó un día, me apliqué limón, luego merthiolate y nada, enseguida vaporup, tampoco dio resultado; ya se observaba una herida que iba profundizando. A los tres días una compañera de trabajo me dijo, es una picadura de arlomo, me ofreció las hojas de una planta, las cuales por desidia no utilicé.

Así pasó una semana, fui a Acapulco a visitar a mi familia; una de mis hermanas observó la herida (ya se mostraba la carne viva) quien me recomendó Viogel; es una solución tópica cicatrizante y desinfectante para uso en heridas del ganado vacuno y otros tipos de animales. Su fórmula contiene  cloruro de metil (violeta genciana), alcohol isopropilico y ácido tánico al alcohol. Compré el medicamento en una veterinaria, apliqué a la herida, la cual empezó a cicatrizar y finalmente sanó.

4. FORMA EN QUE AFECTA AL HUMANO. En su primer contacto con el humano, hay quienes dicen no sentir nada; otros relatan que perciben como un pequeño golpe.

sust01

Ejemplar de planta del arlomo

Asimismo no se sabe con exactitud si pica, muerde u orina. Lo que sí se sabe porque así lo mencionan quienes lo han padecido que inicialmente se siente una irritación, un ardor como el del toque de un carbón encendido; luego sigue una comezón que obliga a la persona afectada a rascarse, enseguida una mancha roja con morado y verde a la vez que se va inflamando y generando una roncha, da comezón alrededor de ella, acompañada de fiebre.

Al avanzar el tiempo, sino se trata, la piel y carne se va carcomiendo, es decir se produce una necrosis, haciéndose un hueco, como el mostrado en la fotografía. Ahora bien, en lo físico afecta tal como se acaba de describir. En lo psicológico y emocional, la persona se alarma ante la incertidumbre, y hay quienes llegan a pensar que es un mal incurable como lo podría ser un cáncer de piel.

5. LA PLANTA DEL ARLOMO. Al decir de las personas sobretodo las que viven en zonas rurales son siete plantas. Al indagar en la Internet encuentro en la siguiente dirección www.informador.com.mx/suplementos/2013/480913/6/arlomo.htm La hierba del arlomo es tan famosa como el arlomo….La planta es una Amaranthaceae que tiene alrededor de dos mil cuatrocientas especies. Las que curan son la iresine y la gaudichoudia, explicó el profesor

pmb02

Ejemplar de hierba del arlomo “pelo de ángel” o “velo de novia”

investigador del departamento de Botánica y zoología de la Universidad de Guadalajara, Gustavo Moya Raygosa. Dionisia Núñez García, exalumna, los nombres comunes con los cuales nombran a algunas de los siete tipos de plantas del arlomo en su comunidad son: “caporal”, “diente de león” y “vaso de cuche”.

6. TRATAMIENTO. Por lo que se conoce y dice entre la población, la llaga u herida, producto de la picadura, mordedura u orín del arlomo no se cura con medicina alópata, aunque quien esto escribe se curó con Viogel. Este es el procedimiento para curar la llaga o herida.

A. Poner a hervir la planta de arlomo con un puñito de sal.

B. Luego que haya hervido dejar que enfríe hasta donde se soporte lo caliente del agua y lavar la herida o llaga.

C. Después de lavarse bien, se muelen o machacan las hojas de la planta y se colocan en la herida, enseguida se cubre con una venda.

El procedimiento anterior se debe realizar en la mañana, en la tarde y en la noche. Mantener reposo absoluto hasta sanar la herida; no salir al sol, no estar de pie mucho tiempo (en caso de que la herida se ubique en las partes inferiores). Así hasta que la llaga o herida cierre y sane completamente. Por último aplicar miel  cuando vaya cerrando para una curación más rápida y no deje una marcada cicatriz.

7. CONCLUSIONES.

nvo06

Necrosis por picadura del arlomo

A. Es un fenómeno de salud que afecta a la población que vive aquí en la Costa Grande del Estado de Guerrero, y que oficialmente no está reconocido.

B. Con certeza se sabe que es un animalito (gusano o insecto), el cual vive en áreas húmedas o verdes. Se desconoce su ubicación dentro del reino animal, por tanto no se tiene su nombre científico.

C. La cura de la llaga o herida que causa el animalito, por experiencia de la población es a través de la planta del arlomo, de la cual según el conocimiento popular existen siete tipos de plantas. De una de ellas se sabe que es una amarantaceae denominada Iresine. Aunque por ejemplo, un servidor se curó con Viogel, un líquido cicatrizante utilizado para curar las heridas de distintos tipos de ganado.

D. La herida o llaga al no responder con los medicamentos alópatas o de medicina

sust02

Planta del arlomo

convencional, se puede confundir con cáncer de piel y de no recibir el tratamiento debido, se puede llegar al dramático momento de amputar la parte afectada.

E. Los médicos, algunos muy apegados al racionalismo y al diccionario PLM o el Vademécum, reaccionan iracundos o en tono de burla sobre éste tema y rechazan la existencia del arlomo, diciendo que es un mito. Sin embargo, también hay médicos, como el caso del médico escolar cuya reacción como ante el empacho, aceptan ambos casos e incluso a sus familiares los curan de empacho y con la planta del arlomo.

F. Finalmente es un conocimiento empírico que necesita ser investigado a profundidad para aceptarlo o rechazarlo.

8. RECOMENDACIONES.

A. El gobierno desde las escuelas y a través de las asociaciones médicas debe impulsar investigaciones a fondo sobre éste tema. Los profesores debemos impulsar a nuestros

nvo07

Necrosis por picadura del arlomo

jóvenes para que investiguen sobre el entorno natural donde viven. Por ejemplo, un ciudadano de la hermana República de Cuba, me refiere que la sociedad cubana tiende mucho por la medicina naturista y por ende tiene un conocimiento más a fondo sobre su entorno natural, es decir, conocen la utilidad de determinadas plantas para curar ciertas enfermedades.

B. Todo médico o profesionista no poseemos ciencia infusa, lo que sabemos es apenas una minucia del inmedible universo del conocimiento, por tanto debemos ser humildes ante situaciones como la que describo. El mundo de la ciencia, al devenir del tiempo va eliminando, modificando, etc. sus paradigmas.

Por último dejo éstas preguntas: ¿Dónde se clasifica el animalito del arlomo?, ¿cuál es la toxina causante de la comezón y putrefacción de la piel y carne?, ¿Cuáles son los componentes químicos de la planta o plantas del arlomo?, ¿porqué algunos médicos o profesionales de la salud reaccionan iracundos o en tono de burla?, ¿reaccionan así porque en realidad conocen el problema o porque se sienten incomodos ante tal situación?. ¿Existe alguna entidad o entidades a quienes no les conviene realizar una investigación seria y profunda?

Todo esto me hizo recordar la frase Eppur si muove; y sin embargo se mueve de Galileo Galilei.

FLORES DE FIN DE AÑO. En la Costa Grande del Estado de Guerrero 27/11/2013

Posted by mibervaz in VAGUEDADES.
add a comment

ACU01AEn otras regiones de nuestro Estado y de la República Mexicana, en los fines de año, la flor más IPOMAZULrepresentativa es la de Noche Buena (Euphorbia pulcherrima). Esta flor en la Costa Grande del Estado de Guerrero no se cultiva, debido a las condiciones climáticas que no le son propicias. Quienes la comercializan aquí, las adquieren en aquellos lugares donde se reproducen y cultivan.

Sin embargo, las flores comunes y que crecen de manera silvestre, atreviéndome a decir que son representativas en ésta época del año, son las flores de “bocote” o “cueramo” (Cordia elaeagnoides), “campanita”, “trompetilla” o “capullo” (Ipomoeas),  la de “conchita de mar” (Clitoria) y “gallinita” o “gallito” (Centrosema)

FLODKRENCon respecto a la flor de bocote, el árbol florece también en otras épocas del año, pero cuando más abunda es en los últimos meses. En estos meses era común observar a los cerros cubiertos por un manto blanco como la nieve, sobretodo en años anteriores, cuando la deforestación no era tan marcada; la culpable, la flor del bocote o cueramo, ahora se miran sólo manchones blancos.

FLORBOCTECERBCTWEn conversación con algunas abuelitas y señoras grandes, relatan que en los días de celebrar a Todos los Santos; primero y dos de noviembre, con la flor del bocote elaboraban hermosas coronas para honrar a sus difuntos. Hoy en día tal tradición ha quedado en el CENTRZ01olvido con la introducción de flores sintéticas. Ahora ya no las hacen porque a la mayoría de las personas se les hace más fácil comprar coronas artificiales que en realidad son contaminantes.

ACU02BEn cuanto a las campanitas, trompetillas o ipomoeas se les aprecia a orillas de carreteras, en terrenos baldíos y veredas que en las mañanas dan un toque romántico y mágico, con un mensaje de paz, sentimiento y humanismo. Se admiran en todo su esplendor en las madrugadas y mañanas; van marchitándose en la medida que aparece con mayor intensidad  la luz del sol. Las hay en colores azul y morado; unas de mayor tamaño, otras más pequeñas.

Por su parte, las “conchitas de mar” o clitorias y las “gallinitas” o “gallitos” (centrosema), aunque menos abundantes, si se les encuentra adornando muros y quitando fealdad a los solares abandonados.

ANÉCDOTAS DEL CAMPO. Las abejas y su trabajo 04/11/2013

Posted by mibervaz in VAGUEDADES.
add a comment

En unos de estos días del mes de octubre pasado de manera informal conversamos un amigo quien es médico y un servidor sobre la miel de las abejas.

ABECOCMi comentario fue en el sentido que un día me encontraba en la cafetería de la escuela disfrutando de unas enchiladas rojas con su respectiva coca- cola normal de lata, cuando de pronto llegaron dos abejitas, y empezaron a rondar mi bebida, quise ahuyentarlas moviendo la lata de un lado a otro, pero vanos fueron mis intentos; ellas insistían. Por fin cedí y les dejé el refresco; esto por el temor a que fueran de la especie africana, puesto que dicen (dicen, a mí no me consta. ¡Uff, y ni espero que me conste!) que si las ahuyentas bruscamente, se enfadan y enseguida llegan las demás.

Ahora entiendo el porqué algún tipo de miel es de  color oscuro, y el porqué a veces las abuelitas discuten con el vendedor de miel, reclamándole que le agregan una buena cantidad de piloncillo o panocha. Es probable que sí, efectivamente algunos vendedores incrementen el volumen de la miel adicionándole piloncillo o panocha (esta última palabra es una grosería en otras partes de la República Mexicana, pero en la Costa Chica del Estado de Guerrero, es común referirse con ella al piloncillo) y sea la razón del color oscuro de la supuesta miel, pero también puede ser una causa que las abejas recolectan el dulce de los envases de la mencionada bebida prieta.

El médico a su vez, relató que un día compró un frasco de miel a un vendedor ambulante, y lo llevó a casa. Al siguiente día su esposa preparó una taza con café, cuyo contenido lo endulzó con la miel del ABECOC0Xfrasco adquirido; él por su parte la untó a la mitad de un bolillo. Enseguida sintieron mareos, y atribuyeron la causa a la miel adquirida.

Días después, se encontró con el vendedor ambulante, y le comentó lo sucedido. El vendedor  explicó que la miel procedía de un recóndito lugar de la sierra, donde las abejas hacían la recolección del néctar de unos floridos campos del rojo color de la amapola. Por cierto, según relato del médico, el color de este tipo de miel es del color del sol de mediodía. Ahhh!, que también le comentó que los frascos se vendían como pan caliente, aunque nadamás en determinadas épocas del año.

¡Cómo ven, las abejitas hacen su trabajo! ¿De qué tipo de flores?, ¡eso no les interesa! Ahora comprendo el porqué me decía mi abuelita; ¡trabaja hijo, ponte a hacer algo! ¿Acaso crees que las abejas están de perezosas  en la colmena?.

ALGO DE METAFÍSICA 20/10/2012

Posted by mibervaz in VAGUEDADES.
add a comment

Nuestra ciencia para dar validez a un conocimiento se fundamenta en el método científico, y este en la observación y experimentación. En otras palabras solo se tiene que creer y dar por cierto lo que captan nuestros cinco sentidos y entienda nuestro limitado raciocinio; sin embargo… se dan cosas o situaciones más allá.

Es probable que un buen número de nuestros científicos decidieron no perder tiempo en especulaciones como fantasmas, aparecidos, duendes, chaneques, arbolarios, etc., debido precisamente a lo limitado de nuestra capacidad de razonamiento, dejando de lado lo imposible de discernir, y sin embargo existe. Algunos, no todos, han llegado a prescindir de la idea de Dios, hasta el punto de decir que Dios es una idea creada por el hombre, y no el hombre como creación Divina, pero también otros más al adentrarse en el descubrimiento y perfección de las cosas se han maravillado en la idea de Dios.

Hoy en día, por ejemplo, en la vida cotidiana, en los pueblos o ranchos, alguna abuelita le dice a su nieto: ¡retírate de aquí porque me vas a cortar el atole que estoy preparando, tienes la mirada caliente! Otra señora, cuando un árbol tira la flor y no fructifica, le azota martes y viernes y le cuelga tiras de trapos rojos; alguna más golpea su árbol de limón que no quiere dar frutos y también le cuelga ropa roja interior femenina, esto según ella para que le de vergüenza y le proporcione limones.

En los primeros años del plantel, cuando todos nos llevábamos bien, y el saludo era genuino, y por ende la respuesta no un  “pujido” o sonrisa fingida, debido a que no había jubilaciones, pensiones ni fallecimientos, por tanto no existía la rebatinga por las plazas vacantes y los directores en turno no eran tan obvios en la formación de sus “grupitos”. En esos años convivíamos por todo y por nada; había noches bohemias, se percibía una atmósfera mágica de camaradería, conversábamos de todo un poco.

En una de esas noches abordamos el tema del mas allá, de lo paranormal, de espantos. En la región centro del Estado de Guerrero a este tipo de temas, el vulgo los menciona como “chilitos”. Continuando, en una de esas reuniones sobretodo nocturnas, el director, un ingeniero automotriz relató los siguientes dos casos, el primero:

“Nos componemos de una parte material o física; el cuerpo, el cual se constituye de carne, huesos, grasa, pelo, etc., y también de energía, en otras palabras, el alma, la que mueve al cuerpo. Tal energía también es materia, y como materia ocupa un lugar en el espacio y esta sujeta al principio de conservación (la materia no se crea ni se destruye, sólo se transforma). Por tanto al producirse una ruptura entre el cuerpo y  alma por algún percance, ya sea accidente o enfermedad dejamos de existir como unidad.

Del cuerpo ya se sabe, va al crematorio, al cementerio o en algún lugar lo recibe la madre tierra, porque polvo eres y en polvo te convertirás, pero el alma como energía y a la vez como materia, ¿a dónde va?, ¿a qué entidad se integra?”. Para quien relataba, el lugar a donde van las almas es el cementerio o camposanto. Para redundar acotó que existen ciudades en donde por falta de vivienda esos espacios, los cementerios están siendo invadidos, los cuales son precisamente un lugar para que descansen las almas.

Segundo: “Una vez, cuando estudiante llegué cansado a mi cuarto que rentaba y habitaba solo. Tomé un baño, enseguida me recosté para descansar un poco, al poco rato sentí que alguien tocaba uno de mis brazos; por curiosidad, y también para experimentar, dije entre sí, voy a dejar que continúe esta experiencia para ver qué pasa. Pero llegó un momento que empecé a sentirme fuera de sí, como si algo o alguien me estuviesen desprendiendo de mi cuerpo; fue en ese instante que me invadió el temor, y empecé a rezar a manera de lucha para que ya no continuara tal situación.

Posteriormente consulté a un parasicólogo, quien me dijo que no experimentara con situaciones así, porque en una habitación pululan almas o espíritus que buscan apoderarse de un cuerpo para resolver algún problema o pendiente que hubiesen dejado en vida, y también que la mejor manera de luchar es mediante la oración”.

Otra compañera, oriunda del municipio de Coyuca de Benítez relató sobre los “arbolarios”, sobre lo cual daré cuenta en próxima ocasión.

ANÉCDOTAS DEL CAMPO. Un viaje y un guiso especial 23/01/2012

Posted by mibervaz in VAGUEDADES.
add a comment

Allá por el año de 1990, cuando laboraba para el INEA (Instituto Nacional para la Educación de los Adultos) fui comisionado para promover los servicios del instituto en los pueblos de Nueva Cuadrilla y Santa Rosa, enclavados en el municipio de Coahuayutla, Guerrero. Para ello abordé una camioneta “pasajera” (camioneta doble rodada, cuya caja de redilas es adaptada con un toldo y bancas para sombra y asiento de los viajeros) en el pueblo de Las Lagunas del municipio de La Unión, Guerrero y ubicado a orillas de la carretera nacional Zihuatanejo-Lázaro Cárdenas, Michoacán.

Después de iniciado el trayecto en el poblado de Las Lagunas a través de un camino de terracería, pasé entre otros por los ranchitos de El Chubasco, La Culebra, etc., hasta llegar al pueblo de Nueva Cuadrilla, ahí pernocté en casa del comisario. Al día siguiente, a las siete de la mañana inicié el recorrido a pie hacia Santa Rosa; al salir del pueblo, observé que se aproximaba un señor de complexión delgada, quien vestía pantalón negro, camisa roja de manga larga y sostenía una vara larga que sobrepasaba su estatura, he hizo seña para que le esperará. Lo esperé y preguntó hacia donde me dirigía, a Santa Rosa, contesté; también voy en esa dirección, respondió.

Luego comentó la razón de la posesión de la vara; era para defenderse, pues, según él, había el rumor que en el monte andaba un hombre afectado por la rabia, vecino del pueblo de Colmeneros. Sentí temor, pero al mismo tiempo tranquilidad con la inesperada compañía, pues tenía la confianza de que sabría manejar la situación en caso de suceder un desafortunado encuentro.

Al poco rato, como a las nueve de la mañana preguntó si traía dinero; desconfié, pero le contesté contar con el necesario para transporte y alimentación. Enseguida repuso, es que ya es hora de almorzar y tengo hambre, no sé si tú también tengas. Si quieres vamos a esa casa, indicándome una casa típica del medio rural, cuyas paredes eran de barro rojo amasado con pedruscos y armazón de varas como estructura, así como techo de tejas rojas elaboradas con barro cocido del mismo color.

Nos acercamos a la casa y saludamos a una señora, al parecer conocida de mi acompañante, por el trato mutuo observado, y quien se encontraba sola. Enseguida, el compañero fortuito le solicitó si nos podía preparar algún alimento para almorzar. He aquí que describo al platillo especial.

Prontamente la señora reavivó el fuego del fogón con unos leños, buscó un molcajete fabricado a base de barro cocido, se acercó a unas plantas de chile “chachalaco” o “piquín”  (con estos nombres comunes se le conoce tanto en la costa grande como en la costa chica del estado de Guerrero), cortó unas ramitas de las cuales pendían varios pequeños ejemplares, los cuales son casi redondos, y aproximadamente de medio centímetro de diámetro; algunos eran verdes y otros rojos como los que se muestran en la fotografía.

De la misma manera, de otras plantas tomó unos manojitos de jitomates silvestres “tinguaracos”(es el nombre común con el que se le conoce en la costa grande del estado de Guerrero) o de “pajarito”   (su nombre común en la costa chica de la entidad ya mencionada de nuestra república). Las plantas de este tipo de jitomate crecen de manera silvestre en los terrenos baldíos,  a orillas de los lechos de ríos o arroyos y en los patios de las casas. Lo frutos o jitomatitos son de un centímetro de diámetro, como el que se muestra en la fotografía.

Puso chiles y jitomatitos en el molcajete con dos pizcas de sal de grano y los maceró o machucó con una piedra, propia para el caso y obtuvo una salsa, la cual vertió en una cazuela plana de barro con manteca de puerco que previamente ya se estaba calentando en el fogón. Simultáneamente, mientras se sofreía la salsa, empezó a moler nixtamal en el metate  para obtener masa y con ella preparar “memelas” (similares a las tradicionales tortillas, pero más gruesas). Ya preparadas tanto la salsa como las “memelas” buscó unos huevos de gallina de rancho (alimentada con maíz y granos que ella misma encuentra), los cuales partió y puso a freír con manteca de cerdo en otra cazuela de barro.

Nos sirvió los huevos con la salsa guisada en manteca y las “memelas” junto a un vaso con agua fresca y zarca (azul clara), extraída de un venero cercano. Para complementar tal delicia culinaria, hubiese estado perfecto un café de olla, pero sería mucho pedir, ya que era un favor que habíamos solicitado. El guiso tenía una excelente sazón. Preguntamos cuánto debíamos, nos contestó la señora que nada en absoluto, y que tal guiso lo había preparado con mucho gusto para nosotros.

En esta vida, recibimos sin merecer regalos como el que acabo de describir; es por ello que cuando tengamos que dar, recordemos anécdotas así para dar con gusto. Tal platillo no se encuentra en el menú de un restaurante gourmet o de especialidades. Por cierto, el nombre científico de los jitomates “tinguaracos” o de “pajarito” es Solanum lycopersicum L. var. cerasiforme; de los chiles “chachalacos” o “piquín” es Capsicum annuum var. glabriusculum

Por último, si hace veintidós años hubiese tenido la intención de escribir el presente artículo, habría cuidado escribir los nombres de mi acompañante, de la divina mujer que nos preparó un sencillo, pero delicioso manjar  y de las personas que intervinieron; desafortunadamente no lo hice por las prisas, los asuntos a tratar y a que soy un poco olvidadizo. Sin embargo esas personas se encuentran con significativo afecto y gratitud en mi vago recuerdo.

ANÉCDOTAS DEL CAMPO. Árbol de Tetlatía (Comocladia engleriana Loes) 12/06/2011

Posted by mibervaz in VAGUEDADES.
25 comments

Existe un árbol en las regiones de Costa chica y Costa grande del Estado de Guerrero, conocido como “Tetlatía” (“cosa que quema“, según Isabel, una jóven hablante de la lengua náhuatl) en la primera e “Hinchahuevo” en la segunda.

En el año de 1971 a la edad de 12 años, llegué con mi familia a una colonia recién fundada en parte de las parcelas pertenecientes al ejido de Las Cruces, en ese entonces a las afueras de la ciudad y puerto de Acapulco. En tal época todavía se encontraban árboles y arbustos que con el crecimiento urbano ya no existen, y si es así, lo es en áreas reducidas.

Para cocinar, mi madre utilizaba leña, y para ello me enviaba a cortarla “al monte” o “al cerro” (así se dice coloquialmente en estas  regiones) con la recomendación; “no te acerques o toques el tallo u hojas de la tetlatía”, pero no me dijo el porqué no debía hacerlo; tampoco pregunté (cosas de la vida, siendo tan preguntón). Pero como todo preadolescente o puberto quien todo lo quiere saber, experimentar, y por lo mismo es curioso, tal advertencia la pasé por alto o se me olvidó.

Así, la primera vez por curiosidad y la segunda por descuido de alguna manera toqué al árbol, lo cual me produjo ronchas y fiebre. Para contrarrestar el efecto, luego de regañarme, mi progenitora me ordenaba ir a comprar masa de nixtamal para untarme en las partes afectadas, y de ese modo desaparecer las ronchas y también bajar la fiebre. Otra forma de contrarrestar los efectos, según las personas del campo es escupiendo al árbol; ¡qué culpa tiene el arbolito!.

Son diferentes las reacciones, sobretodo en los varones cuando entran en contacto con ésta especie arbórea, en unos como en mi caso, ronchas y fiebre, en otros se les hinchan los testículos. En las mujeres, según mi suegra les produce escozor en brazos y piernas. A otros no les afecta en lo mínimo. Su tallo es generalmente recto; al hacer un corte en la corteza, suelta una sustancia gomosa de color gris, casi negra. Por cierto me falta investigar cómo se reproduce ésta especie.

La causa de los trastornos mencionados es un mecanismo de defensa de los vegetales, denominado Alelopatía; es decir, por ejemplo algunos árboles sueltan alguna sustancia acuosa cuando un ser de diferente especie se acerca a ellos, de tal manera que quien esta bajo su sombra cree que se ha soltado alguna lluvia o son orines de los gusanos u otros bichos. En otras plantas, y me sucedió con una plántula de carambolo; habían brotado sus primeras hojas y quise tomar unas de ellas para dirigirle unas palabras de cariño, de inmediato se cerraron. Se me puso la “piel de gallina” ante tal suceso.

Para finalizar, soy de la convicción que todo cuanto existe tiene una razón de ser, sólo falta investigar sistemáticamente para encontrar esa razón de ser. En nuestras escuelas falta fomentar en primer lugar el asombro, el maravillarnos de nuestro entorno natural, pero creo le damos más importancia al aspecto dizque político que a lo académico, a lo realmente educativo.

ANÉCDOTAS DEL CAMPO.- Algunas singularidades de los animales. 13/04/2011

Posted by mibervaz in VAGUEDADES.
add a comment

Al viajar en el servicio urbano de transporte se escuchan conversaciones interesantes entre personas que viven o han vivido en el campo. Una de estas conversaciones es la siguiente:

“Hace muchos años, cuando las carreteras eran escasas en nuestro país, se viajaba por caminos y brechas. Un viajero quien realizaba un recorrido prolongado, y lo hacía a pie; en la tarde, casi al anochecer solicitó refugio en una casa que se encontraba a la orilla del camino. El dueño le concedió permiso y acampó en el amplio patio. Al poco rato el propietario le sugirió al viandante resguardarse en el corredor de la casa, éste le contestó que no deseaba dar más molestias, y se sentía cómodo.

El dueño insistió en su sugerencia pues había observado que los chivos estaban buscando refugio bajo techo, y tal comportamiento sucedía cuando percibían una tormenta. El visitante le contestó que no se preocupara, el cielo se observaba estrellado y sin visos de lluvia alguna. Al breve tiempo se vio forzado a buscar el cobijo del corredor pues se había desatado un copioso y prolongado aguacero.”

Los animales poseen capacidades o tienen desarrollados determinados sentidos, lo cual no sucede en determinados aspectos con nosotros. Abundando en esto, alguna vez leí en una revista que algunas razas de canes tienen la facilidad de olfatear células cancerosas.

Mi madre, cuya niñez y parte de su adolescencia transcurrió en el campo, refiere que los perros tienen cierta manera de emitir sus ladridos para determinada ocasión; por ejemplo cuando detectan a una persona extraña es un tipo de ladrido, cuando es alguien que conocen es otro tipo, cuando es un can de otro barrio o cuando detectan un suceso paranormal. ¡Ah!, olvidaba, su perro de un vecino emitía aullidos cuando en las mañanas, como a las 6,  escuchaba el anuncio; ¡gaaasss! del camión repartidor. Ignoro porque aullaba cuando escuchaba tal sonido. Un servidor se despertaba sobresaltado y se le “enchinaba el cuero”.

Ahh!. Una última; en dos ocasiones al llegar a casa observé a una perrita que estaba mordisqueando mi planta de té de limón (cimbopogon citratus), la cual había sembrado en mi jardín a la entrada de mi hogar. Por mi ignorancia espanté a la perrita; posteriormente me enteré que mordisqueaba la planta con la finalidad de purgarse; la pregunta es, ¿cómo seleccionan los canes la planta que les permite purgarse?. Al parecer, algunos perros ya van perdiendo sus facultades debido a tanto mimo que reciben, aunque no todos.

Nota: La acuarela es un obsequio de un vecino, licenciado en artes gráficas hacia un servidor.

CÓMO NACIÓ UNA CANCIÓN.- Mi regalo 13/03/2011

Posted by mibervaz in VAGUEDADES.
add a comment

Tengo la dicha y el privilegio de contar como compañeros y amigos a los hermanos Dioseline y Víctor Hugo Diego Benítez, hijos del compositor Ethel Diego Guzmán. Son oriundos del Espinalillo, una comunidad del municipio de Coyuca de Benítez de la Costa Grande del Estado de Guerrero.

Sucedió que un cinco de enero, estaba pronto el día de reyes y cumpleaños de su novia, y por lo mismo, el joven Ethel deseaba ofrecerle un regalo a quien  posteriormente sería su esposa. Pero no contaba con dinero alguno para adquirir el presente; tuvo la intención de regalarle flores, las cuales pensaba cortar del jardín de un vecino. Al siguiente día buscó las flores, pero llegó tarde; se las habían ganado. No le quedó otra, y aprovechando su capacidad natural para la composición de melodías, escribió la canción hoy conocida como “Mi regalo”. En la madrugada del día seis, guitarra en mano cuidando que ésta no se mojará, cruzó la laguna que se encuentra en el camino entre los pueblos de Espinalillo y Carrizal, en éste último vivía su amada.

Por cierto, la novia cuyo nombre es Ma. de los Reyes Benítez Torres, mamá de mis compañeros de trabajo y amigos, como toda costeña bonita, aparentando desdén y con ánimo juguetón le dijo que la canción ya la había escuchado en la radio, lo cual desde luego no era cierto.

Abundando un poco más sobre el don natural del Señor Ethel, la canción “en la orilla del mar”, interpretada por Bienvenido Granda,  también es de su autoría, pero no tuvo el tino de registrarla porque ignoraba el que debía hacerlo. La canción fue registrada por otra u otras personas adicionándole o haciendo ciertas modificaciones, pero con esencia del Señor Ethel, quien originalmente la bautizó como “Luna azul”.

Se percató que las canciones debían registrarse cuando un integrante del trío “Los Panchos” se apersonó ante él solicitándole permiso para interpretar  la canción “Mi regalo”. Lamentablemente el Señor Ethel falleció el día 13 de octubre del 2000.

ANÉCDOTAS DEL CAMPO.- El tilcuate 17/02/2011

Posted by mibervaz in VAGUEDADES.
30 comments

Cuando niño escuchaba relatos de mi padre sobre su infancia y juventud, las cuales sucedieron mayormente en el campo, en la región de la costa chica del estado de Guerrero. Un servidor, cuya existencia ha transcurrido en la ciudad, se asombraba y quedaba quieto oyendo los relatos de su progenitor y  personas mayores que han vivido en el campo. Uno de estos relatos corresponde al del tilcuate.

“En una ocasión pasé por un arroyo donde se formaba una posa, en cuya orilla observé un montoncito de camarones; me pregunté, ¿quién los habría sacado y olvidado? Dirigí la mirada en un lado y otro para ver si alguien estaba cerca y sea el dueño, pero no encontré a nadie. Decidí tomarlos. Había avanzado uno cuantos pasos cuando escuché un ruido que emergía del agua; era el tilcuate que llevaba un camarón en su hocico, al no encontrar su alimento, se irguió, empezando a otear, de inmediato me detectó, probablemente por el olor que desprendía su propiedad que estaba en mi poder, para enseguida perseguirme.

Para protegerme me quité la camisa arrojándosela junto con sus camarones, se enredó en ella desquitando su coraje. Así de esa manera me libré de una segura chicotiza.” Mi padre describe a la sierpe con un color negro, negro brillante, de tal manera que en ocasiones adquiere ciertas tonalidades entre cenizo y rojizo (probablemente por los reflejos de la luz solar); le aparecen unas crestas a manera de barbas cuando esta enojado, parecidas a las del guajolote (en otros países se denomina pavo; en México es una palabra común, sin connotación de ofensa). Lo peculiar del animal es que no es venenoso; cuando se siente agredido se revuelve en el aire y lanza latigazos imprevisibles a su adversario.

Un ex compañero de trabajo y proveniente de la misma región donde nació mi padre, mencionó también lo siguiente: “un vecino, allá en el terruño, quiso entrenarse para tirar tajos con el machete, para ello buscó la cueva de un tilcuate; la encontró y al cerciorarse que estaba en el interior la taponó con la intención de que el animal saliera furioso lanzando azotes. Así fue, al tercer día destapó la cueva; salió furioso el réptil y le puso una azotaina al aprendiz de espadachín que llegó a su casa con la espalda muy golpeada,  prometiéndole a su mujer que en adelante jamás le volvería a pegar, puesto que ya había experimentado con los azotes del tilcuate lo que ella sentía cuando él le pegaba con el cinturón.”

Otro caso similar, es el que refirió Don Armando Oregón Noyola, oriundo de Cuajinicuilapa, municipio colindante con el estado de Oaxaca: “le sucedió a Pedro sapo, trabajador de un cacique del pueblo  El tamale. El mismo Pedro, nos lo platicó; vio que un tilcuate se metió en una cueva, y de maldoso cubrió la entrada.  A los dos días destapó la cavidad, y salió el ofidio buscando al culpable, encontrándolo precisamente , al que llevó hasta el pueblo dándole una buena tunda en la espalda y brazos. Así que le hacíamos burla diciéndole, Pedro sapo, ahí viene el tilcuate para que te arregle”.

Cabe mencionar que el dibujo del ofidio fue realizado de “oídas” de acuerdo a la descripción de mi padre. Un compañero refiere que las “barbas” o protuberancias parecidas a las del guajolote tienen la función de estabilizadores al momento de que el animalito se tiende en el aire para dar los azotes.

En otro orden de ideas, los humanos al ir reduciendo su hábitat y por la incomprensión y miedo (a un servidor se le ponen los pelos de punta cuando observa un animal de tal tipo) en general que tenemos hacia las sierpes, estas se han  ido extinguiendo, de tal manera que hoy en día puede llegar a decirse que el tilcuate para los citadinos, es un ser mítico.

Nota: El  primer dibujo corresponde al profesor John Santiago; el segundo fue elaborado por alumnos del CETis 45.